En las primeras horas de la mañana del 27 de agosto, más de 20 residentes de Colorado,Estados Unidos, fueron testigos de un asombroso espectáculo celestial. Según los informes recopilados por la Sociedad Estadounidense de Meteoros, una brillante bola de fuego iluminó los cielos de la región. Este fenómeno capturó la atención de numerosos observadores que fueron sorprendidos por la intensa luminosidad que se manifestó en el firmamento.

La Sociedad Estadounidense de Meteoros ha estado recopilando los testimonios de los testigos para comprender mejor este acontecimiento. Los relatos convergen en una descripción común: una bola de fuego resplandeciente que atravesó el cielo, dejando una estela brillante a su paso.