Una flotilla de la Marina de Guerra de Rusia, incluyendo la fragata Gorshkov y el submarino de propulsión nuclear Kazan, llegó este miércoles a La Habana, encabezada por el buque petrolero Pashin. Esta visita programada, que se extenderá hasta el 17 de junio, ha sido monitoreada por el Departamento de Defensa de EE. UU., aunque no se percibe como una amenaza directa.

El Ministerio de Defensa de Rusia informó que la flotilla realizó ejercicios en el Atlántico antes de llegar a Cuba. El Ministerio de las Fuerzas Armadas de Cuba declaró que la visita es una práctica histórica de amistad y colaboración y aseguró que ninguno de los navíos lleva armas nucleares.

El presidente ruso, Vladímir Putin, recientemente advirtió sobre “medidas asimétricas” en respuesta a la ayuda militar occidental a Ucrania. Las relaciones entre Cuba y Rusia se han estrechado en los últimos años en los ámbitos político, militar y económico, destacándose esta visita como una muestra de esa cooperación.