El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, ha tomado la decisión de disolver el Gabinete de Guerra del país, un mecanismo crucial establecido el pasado 11 de octubre para dirigir las operaciones militares en la Franja de Gaza tras el ataque inicial de Hamás, según confirmaron fuentes oficiales a Efe.

La disolución del Gabinete de Guerra se produce una semana después de que Benny Gantz, líder de Unidad Nacional y exgeneral, junto con su socio Gadi Eisenkot, decidieran abandonar el gabinete debido a desacuerdos fundamentales con Netanyahu. Esta salida de los dos principales líderes dejó al gabinete sin la representación necesaria para seguir funcionando de manera efectiva.

A partir de ahora, las decisiones cruciales relacionadas con la guerra serán tomadas en un foro de consulta más reducido, integrado por figuras como el ministro de Defensa Yoav Gallant, el de Asuntos Estratégicos Ron Dermer, el jefe del Consejo de Seguridad Nacional Tzachi Hanegbi, y Arieh Deri, líder ultraortodoxo del partido Shas y cercano colaborador de Netanyahu.

Este nuevo sistema excluye la participación de Itamar Ben Gvir, ministro de Seguridad Nacional, y Bezalel Smotrich, ministro de Finanzas, ambos del ala ultraderechista del gobierno de Netanyahu, quienes expresaron su intención de influir en las decisiones estratégicas relacionadas con Gaza y otras cuestiones de seguridad nacional.

El disuelto Gabinete de Guerra contaba con voto decisivo de Netanyahu, Gallant y Gantz, mientras que Eisenkot, Deri y Dermer tenían roles de observadores en las discusiones.

La disolución del Gabinete de Guerra marca un cambio significativo en la estructura de toma de decisiones dentro del gobierno israelí en medio de la persistente tensión en la región, incluida la escalada de violencia con Hizbulá desde octubre pasado.