El Defensor del Pueblo, Pablo Ulloa, reveló que la habilitación de la cárcel Las Parras podría tardar al menos 18 meses debido al nivel de deterioro en que se encuentra y a los vicios de construcción. Ulloa explicó que, junto con cuatro decanos de facultades de ingeniería, realizaron levantamientos y descubrieron que la parte eléctrica carece de subestación y cableado.

Además, solo se construyó una cisterna para los cuatro pabellones, cuando lo ideal sería una por cada uno, según indicaron los decanos, dado que albergará aproximadamente a 8 mil reclusos. Ulloa destacó que el Ministerio de Vivienda debe licitar para completar la infraestructura faltante en Las Parras para ser habitada.

El Defensor del Pueblo admitió que el proceso ha sido algo lento, pero destacó el excelente trabajo realizado por la comisión dirigida por el expresidente de la Suprema Corte de Justicia (SCJ), Jorge Subero Isa. También mencionó un decreto presidencial reciente que establece la creación de una comisión que acompañará a Roberto Santana en el proceso de reforma penitenciaria.

Ulloa expresó la necesidad de un diálogo honesto dentro del Ministerio Público, ya que esta comisión deberá hacerse cargo de los 44 centros penitenciarios del país, no solo los 23 del nuevo modelo. Además, identificó cerca de 500 áreas que podrían resolverse con una inversión mínima en impermeabilización, pisos y pañete, lo que permitiría solucionar el problema del pabellón de Najayo Mujer y descongestionar Nagua y Samaná, proporcionando condiciones dignas para los reclusos.

Finalmente, enfatizó que “no podemos permitir que el crimen organizado se apodere de las cárceles del país”, subrayando que “cuando permites que el crimen organizado tome control de las cárceles, lo has perdido todo”.