La República Dominicana da un importante paso hacia adelante en su política climática con la aprobación del plan de inversión para la restauración y protección de la Cuenca alta y baja del río Yuna, que será financiado por los Fondos de Inversión para el Clima (Climate Investment Fund, CIF) a través del Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo.

El Vicepresidente Ejecutivo del Consejo Nacional para el Cambio Climático, Max Pek, destacó que el financiamiento climático debe ser concebido para impulsar y mejorar la ambición climática nacional. “El proyecto Loma a la Bahía, destinado a proteger y aprovechar de manera adecuada las cuencas alta y baja del río Yuna, es un ejemplo de cómo el financiamiento climático puede ser utilizado para impulsar la acción climática, mejorar la resiliencia y aumentar la ambición climática nacional”, aseguró.

La directora ejecutiva del CIF, Tar Bad Jesin, agregó que “el financiamiento climático debe estar diseñado para apoyar proyectos que tengan un impacto significativo en la mitigación del cambio climático y la adaptación a sus efectos”. “Este proyecto es un buen ejemplo de cómo se puede utilizar el financiamiento climático para desarrollar políticas ambientales basadas en la naturaleza en una cuenca tan importante como la del río Yuna”.

El proyecto restaurará la capacidad de regenerar el agua, conservar los suelos, evitar la sedimentación y aumentar la productividad agrícola en la Cuenca del Yuna. Esta iniciativa es fundamental para proteger los recursos naturales y garantizar el bienestar de la población que vive en la zona.

La aprobación de este proyecto demuestra la ambición climática del país y representa un paso importante hacia el desarrollo sostenible de la República Dominicana.