La periodista Altagracia Salazar ha expresado que la resistencia del Danilismo está frenando la renovación del Partido de la Liberación Dominicana (PLD). En un reciente comentario, Salazar mencionó la existencia de un documento circulando entre los miembros del partido, en el que se le pide a Danilo Medina que continúe dirigiendo el PLD. Este documento, que inicialmente había recolectado 150 firmas, ya cuenta con el apoyo de 300 personas.

Lucía Medina es una de las principales promotoras de esta iniciativa, mientras que Roberto Rodríguez Marchena, experto en relaciones públicas, está defendiendo la posición tanto interna como externamente. Al vencerse el plazo para que los aspirantes a formar parte de la comisión organizadora del congreso del partido se inscribieran, el PLD enfrenta una situación complicada. Miembros del partido expresan lo que creen que pueden decir sin sufrir repercusiones y actúan según sus intereses personales, lo que Salazar describe como un “concurso de hipocresía política”.

Lucía Medina está visitando a aquellos que considera deben favores y muchos están firmando el documento, comprometiéndose así a evitar cambios significativos en el partido que, de no ser dirigido por Danilo Medina, quedaría bajo el control de su facción. Los que no firman se encuentran en una posición incierta, ya que no está claro quiénes lideran el proceso de cambio o quiénes pueden capitalizarlo.

Salazar destaca que los renovadores están divididos, mientras que los danilistas permanecen unidos. Lo que inicialmente parecía un proceso simple de renovación se está complicando, y la posibilidad de una mayor división dentro del partido se vuelve más real cada día.

La situación en el PLD refleja un complejo escenario político donde las dinámicas internas y las luchas por el poder podrían definir el futuro de la organización, con el Danilismo jugando un papel crucial en frenar cualquier intento de renovación sustancial.