Un grupo de amantes de los lácteos se reunieron para participar en la tradicional y peligrosa carrera del “Queso Enrollado” en Inglaterra. Este peculiar evento, que ha sido celebrado desde 1826, atrajo a decenas de participantes, incluidos niños, quienes se lanzaron por una empinada colina con el objetivo de atrapar una rueda de 7 libras de queso Double Gloucester.

La competencia, conocida por su riesgo, ve a los concursantes rodar ladera abajo como pelotas, con muy pocos logrando mantenerse de pie durante toda la carrera. A pesar del peligro, la carrera sigue siendo una popular y esperada tradición anual, combinando adrenalina y diversión.

La rueda de queso, que se convierte en el premio para el vencedor, es lanzada colina abajo, y los participantes corren tras ella, intentando ser el primero en llegar al fondo. Este año, como en ediciones anteriores, varios competidores sufrieron caídas y golpes, pero eso no impidió que el evento se desarrollara con entusiasmo y espíritu competitivo.

El “Queso Enrollado” no solo es una prueba de habilidad y resistencia, sino también una celebración de la tradición y la cultura local, atrayendo tanto a valientes competidores como a curiosos espectadores de todo el mundo.