En un reciente desarrollo que ha captado la atención de la opinión pública, el Distrito Escolar de Nampa, ubicado en Idaho, se encuentra bajo el escrutinio de la Unión Americana de Libertad de Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) debido a las alegaciones de trato discriminatorio hacia sus estudiantes latinos.

La ACLU ha emitido un llamado enérgico al Gobierno Federal para que inicie una investigación exhaustiva sobre las políticas y prácticas del distrito escolar.

El punto focal de la controversia gira en torno al código de vestimenta del distrito, el cual prohíbe específicamente el uso de prendas asociadas con pandillas. Sin embargo, según la queja presentada, este código ha sido empleado de manera desproporcionada contra los estudiantes latinos.

Se revela que la policía escolar ha estado brindando capacitación a sus agentes para identificar artículos que incluyen rosarios, emblemas de la lucha Chicana y prendas de estilo cholo, tales como calcetines largos con la marca Nike y zapatillas Cortez. Estos elementos, que han sido identificados como parte de la cultura y la identidad de los estudiantes latinos, parecen estar siendo objeto de disciplina.

Las voces críticas afirman que existe un claro sesgo en la aplicación de estas políticas, ya que los estudiantes blancos no parecen estar siendo sometidos a la misma disciplina. Según los demandantes, decenas de estudiantes latinos han enfrentado suspensiones y expulsiones debido a la interpretación de estas reglas.