Para la periodista Altagracia Salazar, la participación del presidente Abinader en el encuentro de medios Corripio marca un hito importante en su estrategia política, ya que le brinda una exposición mediática de alto calibre al reunirse con cuatro periódicos, tres canales de televisión y varias emisoras de radio. La misma mencionó que este evento puede ser considerado como el punto de partida de su campaña reeleccionista, y en este sentido, la periodista puntualizó que el mandatario parece estar jugando con dos uniformes o, en su defecto, está en la encrucijada de cambiar una cultura arraigada en la política local. Así lo ha expresado Altagracia Salazar en su columna “Sin Maquillaje”.

El presidente Abinader ha resaltado en este encuentro su posición actual, afirmando que se encuentra en una mejor situación que en julio de 2020, cuando logró la victoria electoral con un respaldo del 52% del electorado.

Salazar resaltó que no hace falta ser un experto para comprender que su perspectiva es ahora más favorable. “La realidad es distinta cuando se compara la posición de un candidato opositor a un régimen de 16 años con la de un aspirante a la presidencia desde el poder. Aunque las encuestas previas a su anuncio de participación en la contienda interna situaban su preferencia de voto entre el 48% y el 55%, la declaración de su candidatura seguramente aumentará ligeramente ese porcentaje”, dijo.

Por otro lado, según una investigación que ha trascendido recientemente, el frente opositor parece no tener un impacto significativo. La Franja Fupu-PLD sigue manteniendo su nivel en torno al 35% de apoyo. En este contexto, el presidente candidato tiene como principal desafío enfrentarse a una población crítica que se preocupa por el uso de fondos públicos y rechaza el abuso de poder para perpetuar el control del Estado. Aunque esta franja representa una minoría, su influencia se extiende a aquellos que lo llevaron al poder.