En Nicaragua, el obispo Rolando Álvarez, condenado a más de 26 años de prisión por “traición a la patria”, fue brevemente liberado por el Gobierno de Daniel Ortega, pero posteriormente fue devuelto a la cárcel luego de negarse a abandonar el país.

El diario El Confidencial y la agencia de noticias EFE informaron sobre este suceso, aunque el cardenal nicaragüense Leopoldo Brenes negó que las autoridades nicaragüenses hubieran liberado al obispo. Álvarez es obispo de la diócesis de Matagalpa y administrador apostólico de la diócesis de Estelí, ambas ubicadas en el norte de Nicaragua.

Según una fuente diplomática citada por EFE, el obispo Álvarez fue liberado desde la noche del lunes y ha estado bajo el resguardo de la Conferencia Episcopal de Nicaragua en Managua.

El obispo Álvarez se habría negado nuevamente a abandonar Nicaragua, como exigía el Gobierno de Ortega, “salvo que el papa Francisco lo ordenara”, explicó.