Tras exhaustivas investigaciones, los fiscales adjuntos de la Procuraduría General de la República, Fernando Quezada e Isis de la Cruz, han llegado a una determinación respecto a la conducta del presidente de la Cámara de Cuentas, Janel Andrés Ramírez Sánchez.

Aunque consideran que su comportamiento fue inadecuado, han concluido que “el hecho no constituye una infracción penal”.

Estas declaraciones surgen como resultado de las investigaciones llevadas a cabo por ambos procuradores adjuntos en relación con la denuncia por acoso sexual interpuesta por Virginia Ofelia Correa Jiménez y Bella Massiel García Paulino, ambas empleadas de la entidad.

Altagracia Salazar sobre el tema

 

La periodista Altagracia Salazar reflexiona sobre el archivo definitivo de la querella por acoso sexual contra el presidente de la Cámara de Cuentas. Ante esta noticia, surge una pregunta inevitable: ¿quién compensará el dolor vivido, la tristeza de su familia y el daño en su entorno? Salazar considera que más allá de una campaña contra Janel Ramírez, este caso ha sido el punto de partida para un ataque al propio órgano estatal.

Señala que no hace falta ser un experto en la NASA para ver que los mismos que iniciaron la campaña aviesa contra Ramírez son los que ahora buscan juicio político tras su fracaso.

Asimismo, dijo que “el archivo del caso no sorprende, ya que varios abogados previamente indicaron que la querella carecía de base legal”.

Sin embargo, Salazar rememora cómo, en su momento, una amiga del movimiento feminista, enojada por el incidente, le propuso tomar acción en contra del acosador, anticipándose a la importancia que adquiriría el movimiento “Me Too” en el futuro.