Altagracia Salazar: “En algunos casos son inobservancias, en otros es tigueraje” | Sin Maquillaje

 

En sus declaraciones, Altagracia Salazar expresa su frustración por tener que tolerar la hipocresía de “políticos ladrones” que predican una cosa en público y actúan de manera contraria en su vida diaria. Aunque la evidencia de sus actos corruptos es ampliamente conocida, la falta de documentación impide presentar argumentos contundentes.

Destaca la importancia de la publicación de informes de contraloría ordenados por el presidente de la República a funcionarios de su propia gestión, ya que representa un paso significativo hacia la transparencia y una medida para frenar los abusos de los políticos en el manejo de los recursos públicos.

Salazar señala que si bien estas irregularidades no implican una responsabilidad legal, es innegable que los funcionarios involucrados conocían de las anomalías y las permitieron. Esto supone un obstáculo público para aquellos políticos que aspiran a cargos electivos y serán señalados por opositores y periodistas en el momento oportuno.

 

Ejemplos citados por Altagracia

 

Ejemplos concretos de irregularidades incluyen la firma de contratos por parte de la CAASD de Fellito Suberví con empresas y proveedores por un monto de 2,229 millones de pesos en un solo día. También se mencionan las irregularidades detectadas en el PROPEEP de Neney Cabrera, candidato a la alcaldía de la capital, que suman cerca de 600 millones de pesos, así como las compras realizadas en el Ministerio Administrativo de la Presidencia sin autorización y sin seguir los procedimientos adecuados, implicando un gasto de RD$97,313,738 y RD$134,834 respectivamente.

Estas revelaciones son un llamado a la acción para promover la transparencia y combatir la corrupción en la esfera política, y marcan un hito en la historia del país. En el Ministerio de Industria y Comercio, en donde realizó un contrato de arrendamiento con opción a compras mensual de RD$ 20 millones 414 mil 323. 95.