La primera dama de la República, Raquel Arbaje, se retractó de sus palabras en las que aseguró que Ángela Peña (Angelita) no trabajaba para el Gobierno y reconoció la tarde de este miércoles que la persona en cuestión sí es una servidora del Estado.

Peña, quien es asesora de comunicación del presidente de la República, Luis Abinader, está siendo cuestionada luego de que criticara a los medios de comunicación televisivos por permitir que periodistas “mal ataviados y feos” trabajen con ellos. Las declaraciones provocaron una indignación general en el sector periodístico.

Al informar que se equivocó con decir que Peña no trabajaba para el Gobierno, la primera dama se disculpó por ofrecer una información errónea y dijo “que errar era de humanos”.