El expresidente hondure­ño Juan Orlando Hernán­dez fue capturado este martes en su casa en Te­gucigalpa y trasladado su­puestamente a rendir su primera declaración an­te un juez natural que or­denó su detención, luego de que EE.UU. lo solicita­ra el lunes, con fines de ex­tradición, por narcotráfico entre otros delitos.

Hernández fue capturado bajo un riguroso dispositi­vo de seguridad que desde la noche del lunes rodeó su residencia en una zo­na exclusiva de la capital hondureña. La operación de captura la encabezó el ministro de Seguridad, Ramón Sabillón.

La agencia EFE informó­de que el exgobernante fue esposado de manos y pies frente al portón de entrada de su residencia.

Hernández salió de su casa cubierto con una gorra azul y mascarilla del mismo co­lor pasadas las 14:00 horas locales y, de inmediato, po­licías le colocaron un chale­co antibalas y procedieron a esposarlo de pies y manos.