El gobierno de Kenia ha recurrido a pastores evangélicos para liderar una misión de seguridad en Haití, en un esfuerzo por abordar la creciente inestabilidad en el país caribeño. Según informó la agencia Reuters, estos pastores han emitido recomendaciones al presidente de Kenia, William Ruto, y han actuado como intermediarios entre las comunidades haitianas y el mandatario.

Previo al despliegue, que está programado para iniciar este mes, los pastores kenianos han mantenido reuniones con haitianos en Estados Unidos, así como con líderes evangélicos, funcionarios del gobierno estadounidense y figuras clave dentro de Haití, incluyendo al infame líder de pandillas, Jimmy “Barbecue” Cherizier. Uno de los pastores evangélicos involucrados en esta iniciativa es Serge Musasilwa, quien dirigió una conversación por Zoom con líderes de pandillas haitianas, en la cual participó Cherizier. Musasilwa expresó su esperanza de que el conflicto en Haití pueda resolverse pacíficamente, aunque se negó a dar más detalles sobre la conversación.

Sin embargo, este acercamiento ha sido criticado por algunos. Pierre Espérance, director ejecutivo de la Red Nacional de Defensa de los Derechos Humanos en Haití, afirmó que Kenia debería centrarse en cumplir con su mandato de seguridad y calificó el diálogo con los líderes de pandillas como un insulto a las víctimas de estas organizaciones. Reuters intentó obtener comentarios de Cherizier, pero no tuvo éxito.

Esta iniciativa representa un esfuerzo poco convencional para enfrentar los desafíos de seguridad en Haití, donde la violencia de pandillas ha aumentado significativamente en los últimos años, afectando gravemente la vida cotidiana de sus ciudadanos.