Una historia desgarradora ha salido a la luz en Santo Domingo Oeste, La madre de Rosmel Moreta, una joven de 14 años asesinada por su expareja Alberto Meran Valdés, ha revelado que su hija fue secuestrada y obligada a casarse con el verdugo, quien la mantuvo en cautiverio durante varios años.

La madre, que prefirió no ser identificada, dijo que su hija era inocente y se enamoró de Alberto, quien la envolvió hasta lograr apartarla de su familia. La madre trabajaba en un negocio de comida y era ajena a la relación sentimental entre su hija y el asesino. Después de un año, la familia de Alberto y la suya consiguieron que se casaran, lo que llevó a una vida de abusos físicos y emocionales.

La madre reveló que su hija intentó escapar varias veces, pero Alberto la amenazaba y la mantenía bajo su control. La joven finalmente decidió dejarlo después de que Alberto le dijo que la iba a matar si seguía tratando de dejarlo.

La tragedia culminó el pasado martes, cuando Rosmel Moreta fue encontrada apuñalada en un campo. Alberto Meran Valdés, el verdugo, ha sido detenido y mañana conocerá medidas de cohesión por el crimen.

La familia de Rosmel está esperando justicia y que el peso de la ley caiga sobre el asesino. La historia es un recordatorio horrible sobre la violencia y la explotación que algunas mujeres sufren a manos de aquellos con quienes creen amar.

 

¿Qué es el feminicidio?

El feminicidio, también conocido como femicidio, es la forma más extrema de violencia de género (GBV, gender based violence) y se define como el “asesinato intencional de mujeres por ser mujeres”.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), “la mayoría de los casos de feminicidio son cometidos por parejas o exparejas, e implican abusos continuos en el hogar, amenazas o intimidación, violencia sexual o situaciones en las que las mujeres tienen menos poder o menos recursos que su pareja”.