La comunicadora Ivonne Ferreras, en Zol FM, expuso la crítica situación que enfrentan varios municipios del Gran Santo Domingo, particularmente en Santo Domingo Este, donde la gestión de la basura se ha convertido en un desafío colosal para las nuevas autoridades municipales.

Según Ferreras, las empresas recolectoras de basura están dificultando la labor de los nuevos alcaldes, quienes se encuentran en una lucha constante por resolver el cúmulo de desechos que heredaron. Esta problemática no es exclusiva de Santo Domingo Este, sino que se replica en otros municipios como San Cristóbal y la Circunscripción Número Tres de la capital.

El comentario de Ferreras no solo apunta a la complejidad logística y administrativa de la recolección de basura, sino también al presunto boicot por parte de las empresas contratadas durante las gestiones anteriores. Este boicot se percibe como una estrategia para presionar a las nuevas autoridades municipales y, posiblemente, mantener las condiciones contractuales previas que podrían no estar en línea con las necesidades actuales de los municipios.

La discusión también abordó la necesidad de reformas legislativas para regular los contratos municipales y evitar compromisos a largo plazo que puedan limitar la flexibilidad de las nuevas administraciones. Además, se hizo hincapié en la importancia de involucrar a la comunidad en la gestión de residuos, promoviendo la educación y la conciencia ciudadana como parte fundamental de la solución a largo plazo.

Este debate destaca la urgencia de una acción coordinada entre los líderes municipales, las empresas recolectoras y la comunidad para abordar de manera efectiva el problema de la basura, un desafío que afecta la calidad de vida de los residentes y el desarrollo sostenible de la región.