La familia de Johan Eduardo Belliard Aybar, abatido por la Policía Nacional bajo acusaciones de participar en el asalto al Banco Popular, ha salido en defensa de su nombre y honor. Su hermano ha declarado públicamente que Johan, quien se ganaba la vida como conductor de moto y prestamista, no tenía ninguna relación con el robo y que las autoridades actuaron de manera cruel y sin pruebas concretas.

El hermano de Johan criticó duramente la actuación de las autoridades, alegando que la detención fue llevada a cabo de manera injusta y brutal, sin evidencia sólida que vinculara a Johan con el crimen. La familia sostiene que Johan fue tratado como un delincuente sin justificación, y que las acciones de la Policía Nacional fueron excesivas y violaron sus derechos. “Mi hermano era una persona trabajadora, no un delincuente,” enfatizó su hermano, subrayando la injusticia de la situación.

La familia Belliard Aybar exige justicia y una investigación exhaustiva para esclarecer las circunstancias que llevaron a la detención y muerte de Johan. Piden que se revisen todos los procedimientos y pruebas que llevaron a las autoridades a actuar de manera tan drástica. “Exigimos una revisión completa del caso para que se haga justicia y se limpien las acusaciones infundadas contra Johan,” declaró su hermano, destacando la necesidad de transparencia y responsabilidad por parte de las fuerzas del orden.

 

Detalles del asalto

La tarde de lunes 3 de junio, desconocidos asaltaron la sucursal del Banco Popular ubicada en la avenida Luperón esquina Olof Palme, en el Distrito Nacional. El incidente ocurrió a las 4:30 p.m. y no se reportaron heridos.

Según el comunicado emitido por el banco, varios delincuentes con el rostro cubierto irrumpieron armados en el interior de la sucursal. Dos de ellos redujeron al vigilante, mientras un tercero sustrajo una suma de dinero aún por determinar. Un cuarto asaltante esperaba en un vehículo, en el cual el grupo huyó tras cometer el acto delictivo.

El Banco Popular ha asegurado que, en cumplimiento de su protocolo de seguridad, proporcionará asistencia psicológica a los empleados de la sucursal afectada. La Policía Nacional está investigando el hecho para identificar y capturar a los responsables.

Este incidente se suma a una serie de eventos delictivos recientes que han generado preocupación en la comunidad, y las autoridades trabajan intensamente para esclarecer los hechos y reforzar la seguridad en la zona.