En una declaración contundente dirigida al pueblo dominicano, el exprocurador de la República, Félix Bautista, rechazó categóricamente las acusaciones en su contra, asegurando que nunca ha cometido ningún acto de corrupción.

“Comenzaron las intrigas internas que iban sacando hacia afuera informaciones, que en su mayoría no eran ciertas, y programas de televisión empezaron a asumir estos tipos de informaciones”, señaló Bautista. “Sin embargo, al final llegaron a diferentes sentencias porque me han acusado de todo, pero de todo he salido absuelto”, agregó.

Cuando se le preguntó si se consideraba un hombre honesto, Bautista respondió enfáticamente: “Nunca he robado nada. Soy una persona transparente y honesta”.

El exprocurador enfatizó que la justicia y las pruebas son las únicas que pueden determinar la veracidad de las acusaciones en su contra. “La gente puede pensar lo que quiera, pero ¿quién dice si usted es ladrón o no lo es? Solo la justicia puede decidir eso, y hasta ahora no hay pruebas en mi contra”, afirmó.

Acusaciones contra Félix Bautista

El exprocurador Félix Bautista enfrentó serias acusaciones de corrupción durante su carrera política en la República Dominicana. Las denuncias principales se centraron en su gestión como Director de la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado (OISOE) y posteriormente como senador. Entre las acusaciones más graves se incluyen la suscripción de un millonario contrato con la empresa SunLand Corporation RD, destinado a la construcción de obras para el Estado dominicano por un monto total de 130 millones de dólares. Parte significativa de este dinero, según las investigaciones, se habría desviado para gastos administrativos y legales no relacionados directamente con las obras contratadas.

Además, se le imputó enriquecimiento ilícito, con evidencias que sugerían la acumulación de un patrimonio personal y familiar sustancialmente superior a sus ingresos declarados. Las investigaciones revelaron la adquisición de numerosos bienes muebles e inmuebles cuya procedencia de fondos fue cuestionada, así como movimientos financieros y transferencias bancarias que apuntaban a un manejo irregular de recursos públicos.

El expediente presentado por el Ministerio Público incluyó pruebas periciales y testimoniales que respaldaban estas acusaciones, fundamentando así las solicitudes de apertura a juicio por enriquecimiento ilícito y malversación de fondos públicos contra Félix Bautista y otros implicados en el caso.

Estas acusaciones han marcado un capítulo controvertido en la historia política de la República Dominicana, generando un intenso debate sobre la transparencia y la ética en el ejercicio del poder público.