Familiares y allegados a Álvaro Francisco de la Rosa, recluso hallado muerto en la cárcel preventiva del Palacio de Justicia de Santiago, llevaron su cadáver a esta sede para exigir que se esclarezca el caso. Los deudos del recluso, encontrado ahorcado el martes, alegan que su pariente no se suicidó, sino que fue asesinado, y demandan que se identifique a los responsables.

Los parientes de De la Rosa afirmaron que su familiar no falleció el martes, como reportaron las autoridades, sino antes. Provenientes del barrio Hermanas Mirabal (Yaguita de El Ejido), los familiares trasladaron el féretro y realizaron una protesta en la explanada del edificio judicial, exigiendo justicia y una investigación exhaustiva del incidente.

En relación con el caso, el procurador de la Corte de Apelación de Santiago, Juan Carlos Bircan, informó que se habían iniciado los procesos de investigación para determinar las circunstancias en que falleció el recluso, quien estaba a la espera de una medida de coerción por presunta vinculación sexual desde el pasado lunes. La acción de llevar el cadáver a la sede judicial generó un alboroto en los alrededores, recordando que no es la primera vez que familiares trasladan a un fallecido al Palacio de Justicia de Santiago para reclamar justicia.