La Corte de Apelación del Distrito Nacional está conociendo este lunes la solicitud de variación de medida de coerción impuesta a Adán Cáceres Silvestre, ex jefe del Cuerpo de Seguridad Presidencial, implicado en el supuesto entramado de corrupción militar del caso Coral. Cáceres ha cumplido 37 meses de medida de coerción, 19 de ellos bajo arresto domiciliario, y su defensa ha solicitado que se le permita trabajar para mantener a su familia y evitar la pérdida de su vivienda.

La defensa de Cáceres argumenta que no hay indicios de que el imputado intente destruir pruebas o huir del proceso, el cual ya se encuentra en juicio de fondo. Sin embargo, esta justificación ha generado malestar entre los abogados del Estado y la barra del Ministerio Público, quienes aseguran que los argumentos no difieren de intentos previos para conseguir su libertad.

En su defensa técnica, Cáceres expresó su deseo de continuar el proceso judicial en libertad, destacando sus logros militares y su buen comportamiento como recluso en Najayo. Además, manifestó su disposición a colaborar con el proceso judicial, respondiendo a las réplicas del Ministerio Público.