Un duelo con machetes dejó tres heridos en Campo Grande - MisionesOnline

En la noche de este martes, un violento enfrentamiento entre dos hombres armados con machetes en las inmediaciones de una estación de combustible en Consuelo, provincia de San Pedro de Macorís, ha dejado a uno de los involucrados gravemente herido y sin una mano.

Según informes, Nelvin Félix, conocido como “Papito”, y Melquiades Kelvin Trinidad Ramos, de 31 años, residentes en Consuelo y dedicados al motonconcho, protagonizaron el altercado. Durante la pelea, Félix le cercenó la mano a Trinidad Ramos, quien también resultó gravemente herido en el enfrentamiento.

El incidente fue presenciado por varios ciudadanos en el lugar, quienes grabaron la violenta escena. Tras el suceso, Félix fue trasladado de urgencia al hospital Antonio Musa en San Pedro de Macorís para recibir atención médica debido a la gravedad de sus heridas.

 

Violencia en República Dominicana

La violencia en República Dominicana es un problema social y se manifiesta en diferentes formas y contextos. Algunos de los tipos de violencia más comunes en RD incluyen la violencia interpersonal, la violencia de género, la violencia intrafamiliar, la violencia juvenil y la violencia armada.

Las causas de la violencia en RD son multifactoriales y complejas. Entre ellas se encuentran la pobreza, la desigualdad, la falta de acceso a la educación y empleo, la presencia de grupos delictivos, la falta de oportunidades y la cultura de la violencia en ciertas áreas urbanas.

Además, factores como la migración, el tráfico de drogas y la corrupción también pueden contribuir a la violencia en el país.

Las consecuencias de la violencia en RD son devastadoras para las víctimas, sus familias y la sociedad en general. Se manifiestan en términos de lesiones físicas, traumas emocionales, impacto en la salud mental, desplazamiento forzado, fracturas en las relaciones familiares y comunitarias, y pérdida de vidas humanas.

Es importante destacar que, si bien se han implementado medidas y políticas para abordar la violencia en RD, aún persisten retos y desafíos en su prevención y erradicación.