El Ministerio de Obras Públicas ofreció una explicación detallada sobre el entaponamiento vial ocurrido hoy miércoles en la intersección de la avenida Núñez de Cáceres con la 27 de febrero, resaltando la necesidad de trabajos urgentes para mejorar el sistema de drenaje en esta área.

Según el ingeniero Roberto Herrera, Viceministro de Obras Públicas, la situación se debe a problemas en el sistema de filtración de aguas pluviales en la mencionada intersección. Aunque la obra cuenta con imbornales, los filtrantes no han sido detectados o están obstruidos, lo que impide el adecuado drenaje del agua de lluvia.

Ante esta situación, el Ministerio ha iniciado una licitación para resolver varios puntos críticos de drenaje en la capital. Los trabajos comenzaron con la construcción de dos filtrantes de 24 pulgadas de diámetro y 106 pies de profundidad, destinados a permitir el paso del agua de los imbornales y evitar la acumulación en la superficie.

Hoy, debido a la fraguación de hormigón necesario para estas obras, los trabajos se extendieron más allá del horario habitual, hasta las 9 de la mañana, causando molestias a los transeúntes. Sin embargo, se espera que a partir de este horario se normalice el flujo vehicular.

El ingeniero Herrera destacó que estos trabajos continuarán de 10 de la noche a 6 de la mañana durante los próximos 15 días, afectando inicialmente el tramo de oeste a este y luego el tramo inverso. Se espera que estos esfuerzos mejoren significativamente la situación del drenaje en esta área crítica de la capital.

Se recomienda a los conductores buscar rutas alternativas y evitar la zona durante el horario de trabajo mencionado para evitar congestiones innecesarias y garantizar la seguridad vial.