La última parte del juicio de fondo de la diputada Rosa Amalia Pilarte estuvo marcada por un intenso debate sobre la validez de las actas de allanamiento relacionadas con la incautación de más de 100 mil pastillas de éxtasis, según informaron fuentes judiciales.

La defensa de la legisladora solicitó el rechazo de las actas de allanamiento, alegando que los operativos se llevaron a cabo de manera ilegal. Por su parte, el Ministerio Público respondió que, aunque uno de los allanamientos se realizó sin autorización judicial, se produjo inmediatamente después de que se descubrieran más sustancias en la residencia durante el conteo de las primeras pastillas ocupadas.

El representante del Ministerio Público argumentó que la Corte Suprema de Justicia deberá decidir sobre el procedimiento a seguir, pero que el segundo allanamiento no partió de una ilegalidad porque contó con autorización legal.

Asimismo, destacó la importancia de la droga incautada y la conexión de la legisladora y su familia con un prófugo condenado por narcotráfico en Estados Unidos, como delito precedente para la acusación de lavado de activos.

El representante del Ministerio Público refutó la solicitud de la defensa de declarar ilegal el segundo allanamiento, argumentando que, independientemente del número exacto de pastillas incautadas, la existencia de actividad ilegal está confirmada.

Se espera que la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia emita su sentencia este martes, tras haber revisado todos los argumentos presentados durante el juicio.