Diddy: Sean Combs es denunciado por quinta vez por acoso sexual, esta vez  por parte de un hombre, su productor | Sociedad | EL PAÍS

El pasado 25 de marzo, autoridades de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI) de EE. UU. allanaron las propiedades en Los Ángeles y Miami del rapero Sean “Diddy” Combs, de 54 años, como parte de una investigación federal “en curso” relacionada con tráfico sexual, según informes de medios estadounidenses.

En semanas recientes, el magnate musical, también conocido como Puff Diddy, ha enfrentado cinco demandas por agresión sexual, siendo la última interpuesta por un exempleado, Rodney Lil Rod Jones. No obstante, el rapero estadounidense ha negado las acusaciones, comprometiéndose a “defender mi nombre, mi familia y la verdad”. Sus abogados han calificado las demandas como “infundadas” y “repugnantes”.

Según una fuente cercana a la investigación citada por NBC News, la redada también está relacionada con la solicitud y distribución ilegal de narcóticos y armas de fuego del rapero en las fiestas que organizaba. Según The Sun, estas fiestas se caracterizaban por el sexo, las drogas y la presencia de mujeres jóvenes.

“Las fiestas no escatimaban en gastos, eran pura indulgencia”, explicó un exempleado que trabajó con Diddy en Ibiza. Las fiestas, que contaban con importantes DJs y bailarinas con poca ropa, incluían invitados consumiendo MDMA (éxtasis) y participando en actividades sexuales, aunque no se consideraban orgías. “Nuestra responsabilidad era asegurarnos de que todo saliera bien y de que los invitados tuvieran lo que necesitaban”.

Desde que surgieron las acusaciones, Puff Diddy ha mantenido un bajo perfil público. Sin embargo, el pasado fin de semana fue visto varias veces en Miami, cerca de su mansión en Star Island. También reapareció en sus redes sociales el Domingo de Pascua, compartiendo fotos con su hija pequeña y deseando una feliz Pascua, sin hacer referencia a la controversia que lo rodea.