La periodista Altagracia Salazar, destacó que han pasado 59 años desde la guerra civil de abril, la última vez que un grupo de militares dominicanos se alzó en armas contra un régimen civil que violaba la constitución.

Estos militares, defensores de la constitución de 1963, sacrificaron sus vidas y bienes. Rafael Tomás Fernández Dominguez, Francisco Alberto Caamaño Deñó, Juan María Lora Fernández y sus compañeros, de menor rango en la gesta, tenían claro su papel como militares a pesar de haberse formado en plena dictadura.

Si leemos sus cartas, telegramas o escuchamos sus discursos, se percibe el idealismo, el desinterés y la disposición al sacrificio personal y de sus familias. Eso los convirtió en héroes y patriotas.

La RAE define patriota como aquel que ama su patria y busca su bien. El diccionario libre lo describe como aquel que se sacrifica por la patria.

La periodista dijo, “nos burlamos de un discurso patriótico de ex generales retirados dispuestos al “sacrificio, para defender los votos de la FUPU. La pregunta es: ¿defender de qué o de quiénes? Y otra interrogante sería: ¿defender por qué?”.

Asimismo, sostiene, que aunque claramente es una broma de personas que buscan regresar al poder, es necesario señalar su atrevimiento.

En una entrevista en 2005, Juan Bolívar le preguntó a Sigfrido Pared, entonces secretario de las fuerzas armadas, cuántos generales había en las tres ramas, y él no sabía el número exacto.

La proliferación de generales sin tropa solo sirve para montar espectáculos. Este país parece ser uno de los pocos donde un general se encarga de la limpieza de las orillas de una carretera. Aunque hubo un decreto en ese sentido, es lamentable que alguien lo celebrara.

La presencia de generales sin tropa y comandantes sin comando solo contribuye a las relaciones públicas y nos recuerda que no estamos lejos del bananerismo, mostrando que aún nos falta mucho para fortalecer la democracia.

Salazar manifestó que es triste que estos generales no hayan aparecido para defender la democracia; la única vez que se suspendió un proceso electoral. En ese momento, no eran tan demócratas y guardaron silencio, a pesar de que en esa fiesta participaron varios uniformes.

La periodista concluyó con una sentencia: “En resumen, estamos ante un viernes de humor, pero no precisamente por la pelota”.

 

 

 

 

 

 

 

 

Ver también: 
 Pareja Fue Atracada Por Dos Motociclistas Mientras Se Dirigian A Tomar Un Vuelo

¡Entérate de lo que ha pasado en poquitos minutos el día de hoy, sigue informándote a través de nuestras plataformas!