Donald Trump, el cuadragésimo quinto presidente de los Estados Unidos, ha dejado una huella única e inquietante en la historia política del país. En abril, se convirtió en el primer expresidente en enfrentar cargos penales en la nación, habiendo acumulado tres imputaciones desde entonces. Sin embargo, su legado no se limita únicamente a este hecho sin precedentes.

Trump ha sido acusado no solo de delitos comunes, sino también de atentar contra los pilares fundamentales de la democracia estadounidense. Su comportamiento durante las elecciones presidenciales ha sido objeto de una intensa controversia, pues se le acusa de socavar el proceso electoral, sus votos y el conteo justo.

Durante su mandato, Trump hizo afirmaciones infundadas sobre un supuesto fraude masivo en las elecciones de 2020, alegando que había sido el verdadero ganador y que el resultado había sido manipulado en su contra. Estas acusaciones desencadenaron una serie de eventos tumultuosos, que culminaron en el asalto al Capitolio de los Estados Unidos el 6 de enero de 2021.