El nuevo análisis del genoma de la momia helada más antigua (Ötzi), porque tiene 5.300 años, revela que tenía la piel y los ojos oscuros y que padecía calvicie. Este hombre de hielo fue hallado en la zona de los Alpes hace más de tres décadas.

Por primera vez, su genoma fue analizado hace ya 10 años, pero ahora un equipo de científicos alemanas del Instituto Max Planck de Berlín ha utilizado nuevas técnicas y ha descubierto que esta famosa “momia hielo” provenía de una familia de granjeros que vivieron en la región de Anatolia, según los resultados de la investigación que publica la revista “Cell Genomics”.

“El análisis del genoma reveló rasgos fenotípicos como alta pigmentación de la piel, color de ojos oscuro y calvicie de patrón masculino que contrastan marcadamente con las reconstrucciones anteriores que muestran un hombre de piel clara, ojos claros y bastante peludo” -explica Johannes Krause, investigador del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva- “por lo tanto, la momia en sí, es oscura y no tiene pelo”.

 

Imagen más real

Estos nuevos hallazgos sugieren que Ötzi pertenecía a una población alpina que vivía bastante aislada.

El hombre de hielo tirolés es una de las momias de hielo mejor conservadas y la más antigua con diferencia, porque tiene 5.300 años.

En este nuevo estudio, los investigadores, incluidos Krause y Albert Zink del Instituto de Estudios de Momias en Bolzano, en Italia, secuenciaron el genoma de Ötzi nuevamente utilizando tecnologías de secuenciación más recientes para producir un genoma de mayor calidad.

Y lo que más los sorprendió fue cómo los nuevos datos cambian la imagen de cómo se veía Ötzi.

“Los resultados más sorprendentes fueron la presencia de alelos relacionados con la calvicie de patrón masculino que respaldan la ausencia de cabello observada en la momia real y la pigmentación de la piel bastante oscura que también es compatible con la momia”, asegura el profesor Zink.

La gran cantidad de ascendencia de Anatolia fue otra sorpresa, porque Ötzi tiene más del 92%de ascendencia de agricultores tempranos de Anatolia.

Los resultados también sugieren que los Alpes eran una barrera genética y que, por esa razón, la población del Hombre de Hielo no intercambió muchos genes con las personas al norte y al oeste de esta región centroeuropea de elevadas montañas.

 

 

Ver también:Conoce Sobre El Misterioso Origen De Las “Momias Guardianas”

¡Entérate de lo que ha pasado en poquitos minutos el día de hoy, sigue informándote a través de nuestras plataformas!