La delincuencia está poniendo en apuro a las actuales autoridades y están sembrando el pánico en la población.El reforzamiento del patrullaje con miembros de las Fuerzas Armadas y el pedido a modo de advertencia del presidente de la República, Luis Abinader, para que los que “están llevando intranquilidad a los barrios se entreguen de forma pacífica”, no surtido ningún efecto positivo.

El presidente Abinader entiende que si los delincuentes no se entregan, “se les va a buscar donde estén”.

Sin embargo, un día después de que el mandatario encabezara una reunión con el Consejo Superior de la Policía Nacional y se anunciara que el patrullaje sería aumentado para mitigar la violencia y criminalidad en las calles, al menos cuatro personas fueron muertas a tiros y dos heridas, en hechos separados solo la tarde de este viernes en el Gran Santo Domingo.