Familiares de David de los Santos expresaron su indignación tras escuchar la medida de coerción dictada contra los policías implicados en el homicidio de su pariente, ya que a su entender es «muy ligera» en comparación con el horrendo crimen que se cometió contra el joven.

El juez Pablo Imbert, de la Oficina de Atención Permanente del Distrito Nacional dictó un año de prisión como medida de coerción al capitán de la Policía Nacional  David Alberto Rodríguez Rodríguez y el cabo Alfonso Decena Hernández, a cumplir en la cárcel Operaciones Especiales, mientras que al segundo teniente Germán García de la Cruz y el raso San Manuel González García o Sari Manuel González García le impuso arresto domiciliario.