Lina Medina Vásquez es la madre más joven confirmada en la historia de la medicina: se convirtió en madre con 5 años, 7 meses y 21 días de edad.

Su padre, Tiburcio Medina, notó que Lina (una de sus ocho hijos) tenía el vientre abultado y ante las supersticiones de sus vecinos (quienes decían que tenía una culebra dentro y culpaban del mal a Apu, el espíritu de los Andes) a mediados de abril de 1939 la llevó con los chamanes de la aldea, quienes creyeron que tenía un tumor y le aconsejaron que la llevara a Pisco, la ciudad más cercana.

El Dr. Gerardo Lozada la atendió y la llevó a Lima, la capital del Perú, donde especialistas que atendieron a Lina eran el Dr. Gerardo Lozada y Dr. Rolando Colareta Landa se encargó de la anestesia. Ambos la ayudaron.

Fue un caso muy extraño por la condición tan precoz. Había concebido a su hijo a la edad de 4 años y 8 meses. A los 2 años y 8 meses de edad había empezado a menstruar. Un mes después, el día 14 de mayo de 1939, Lina de 5 años, 7 meses y 21 días de edad, dio a luz a un niño mediante una cesárea realizada por los cirujanos Dr. Lozada, Dr. Rolando Colareta y Dr. Bussalleu.