Los familiares de un humilde pescador lloraron su trágica muerte y tras reconocer el cadáver les mostraron en un hospital de costa rica comenzaron a preparar su funeral, pero sorpresivamente una llamada convirtió su profunda tristeza en una gran alegría.

El cuerpo supuestamente del señor Luis Fonseca mostraba las terribles heridas que sufrió en un accidente donde fue arrastrado por un vehículo por más de kilometro y medio. En medio de los preparativos para el funeral los familiares de Don Luis comenzaron a recibir una serie de llamadas telefónicas que los dejaron totalmente desconcertados, pues según informaciones, Luis Fonseca estaba vivo y se encontraba pescado.