Ángel Rondón, el principal imputado en el caso de los sobornos de Odebrecht, subió este lunes a estrado para declararse inocente, tras asegurar que no existe prueba del Ministerio Público para condenarlo por sobornos.

Rondón consideró que los fiscales de la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (Pepca) tienen “una tarea difícil de enderezar este expediente y demostrar, con pruebas, la acusación” en contra de los imputados en este caso de corrupción administrativa.

“Yo me declaro inocente ante ustedes, porque no existe prueba que me puedan a mí condenar por una relación de soborno a ningún funcionario ni ningún legislador”, declaró de manera enfática Rondón, quien fungió como representante de Odebrecht en sus negocios con el Estado dominicano.