“Me voy para mi casa y para mis empresas, llegué empresario en 1982, cuando tenía 33 años. Vine al Congreso a hacer nuevos amigos y por eso quiero expresar mi gratitud a todos mis compañeros por su apoyo durante todo este tiempo”.

Al leer la carta de despedida ante sus compañeros, durante la sesión de este domingo en el Senado, la voz de Amable Aristy Castro dejaba mostrar su emoción, incluso a pesar de la mascarilla que utilizaba.