La mezquindad de los políticos frente al Coronavirus