En un reciente episodio del popular programa de radio “Buscando Sonido”, los comunicadores Robert y Michel Alvarado abordaron un tema controversial: los segmentos que consideran “toyosos” de algunos programas de televisión dominicanos. La discusión se centró en la calidad y el contenido de estos programas, clasificándolos como despropósitos que, según su opinión, ridiculizan al público dominicano.

Michel Alvarado no escatimó en críticas, señalando que “es una vergüenza que un programa como el de Daniel Sarcos, llamado ‘Aquí se habla español’, sea un disparate de programa”. Robert, sorprendido por esta declaración, cuestionó cómo un programa que, según los datos, es número uno en su franja horaria puede ser considerado de tan baja calidad. Michel respondió que la popularidad de dicho programa se debe a la falta de opciones en la televisión dominicana, lo que obliga a la audiencia a consumir lo que hay disponible.

Entre los ejemplos citados, Michel destacó un concurso en “Aquí se habla español” donde los participantes, tanto visitantes como público, son ridiculizados al ser obligados a cantar mal, y como castigo, reciben pelotazos. “Lo ridiculizan, ridiculizan al dominicano, al pueblo”, afirmó con firmeza.

La discusión no se detuvo allí. Michel también criticó duramente el programa “Más Roberto” por su segmento “Un beso o una torta”. En este segmento, parejas de novios son sometidas a preguntas y, al no responder correctamente, se les da una torta en la cara. “La falta de contenido hace que el programa sea un total disparate”, señaló Michel, subrayando la carencia de creatividad en la producción televisiva local.

La crítica generó un animado debate entre los conductores sobre si la responsabilidad recae únicamente en los productores o también en el público que participa en estos programas. Robert argumentó que las personas que se prestan a estas situaciones también son culpables, mientras que Michel insistió en que la producción debería esforzarse por crear contenido más creativo y menos humillante.

Para conocer la opinión del público, los conductores invitaron a los oyentes a llamar y compartir sus puntos de vista, algunos no estuvieron de acuerdo con el argumento de la comunicadora.