El hecho sucedió en Kazajstán y, lo más increíble de todo es que se ve en primera persona porque el automóvil que protagoniza los hechos contaba con una dash cam -una cámara en el tablero-.


En el vídeo se puede ver como el vehículo, un Mercedes Benz blanco, avanza sin ningún tipo de escrúpulos, atropella a una persona y escapa. Sin embargo, en su intento por huir, sufre un choque frontal. Afortunadamente, tanto el peatón como los ocupantes de los otros vehículos sobrevivieron. Sin embargo, el conductor chiflado, falleció en el acto.