Tenía que beber leche de “BURRA NEGRA” durante 11 años para no morir | Todo se complicó.

 

En DyD juventud, La Flaca Chula, como se identificó la joven de 31 años de edad, manifestó que desde pequeña aborrecía todo tipo de leche, excepto la de burra.

Aseguró que hasta sus 11 años, sus padres se trasladaban a lejanías de su hogar para poder adquirir la leche que la joven consumía.

De igual manera, dijo que hasta en horas de la madrugada sus parientes tenían que buscarla, ya que si ingería otra leche la daban por muerta.

La joven indicó, que “la leche de burra negra” fue una leche que le salvó la vida.

Leche de Burra

 

La leche de burra es la leche que da el asno domesticado (Equus asinus).

Esta leche ya se usa desde la época de Cleopatra, la famosa reina del Antiguo Egipto.

Las historias contaron que usó leche de burra como agua de baño para mantener su belleza.

Y hasta ahora, esta leche se usa comúnmente para la producción de cosméticos.

Su inmunoglobulina ayuda a fortalecer los mecanismos inmunológicos del organismo y sus enzimas ayudan a regenerar la flora intestinal.

Tiene propiedades curativas especialmente sobresalientes en los siguientes trastornos:

En cuanto a enfermedades de la piel, como las enfermedades alérgicas de la piel, el acné, la psoriasis, acumula efectos depurativos y reparadores. Con respecto a los problemas intestinales; La leche de burra regenera la flora intestinal y combate el estreñimiento.

Igualmente, la leche de burra negra tienen propiedades que favorecen la desintoxicación del hígado.  También Disminuye los efectos de la tos rebelde y la bronquitis crónica. La leche de burra refuerza la inmunodeficiencia durante la quimioterapia o las enfermedades crónicas. Y reduce la fatiga (estrés, exámenes, enfermedades).

Ver también: Infectólogo Habla Sobre La Salmonela En La Leche