La jueza del Sexto Juzgado de la Instrucción del Distrito Nacional, Yanibet Rivas, varió este martes la medida de coercion de prisión preventiva al mayor general Adán Cáceres Silvestre, exjefe del Cuerpo de Seguridad Presidencial; al coronel Rafael Núñez de Aza, Rossy Guzmán (la Pastora) y su hijo Tanner Flete.

A los dos militares, la jueza le impuso una garantía económica de 100 millones de pesos, mediante una compañía aseguradora, mientras que a la madre y su hijo, 50 millones de pesos mediante la misma modalidad.

A los cuatro se les ordenó nuevas medidas de coerción, consistentes en arresto domiciliario, impedimento de salida y la colocación de grilletes electrónicos.