Agentes de la Dirección General de Transporte y Tránsito Terrestre (Digesett) de República Dominicana agredieron este lunes al defensor del Pueblo, Pablo Ulloa, y a un grupo de periodistas.

La agresión se produjo cuando el defensor del Pueblo, acompañado por la prensa, trataba de realizar una inspección en un depósito de vehículos conocido como el “canódromo”, ubicado en la capital dominicana.

Los agentes rompieron la cámara de un fotógrafo del periódico Listín Diario y retuvieron otras cámaras de profesionales de prensa, según afirmó Ulloa.

Un miembro del equipo del Defensor del Pueblo tenía una herida en el labio y el propio Ulloa fue repelido a empujones por los agentes cuando trataba de entrar a las instalaciones del depósito de vehículos.