El Poder Ejecutivo se ha propuesto la modificación de la Ley de Hidrocarburos 112-00 y, para ello, ha sometido una iniciativa legislativa que busca, entre otras cosas, hacer más transparente el proceso de establecimiento de los precios de los combustibles, los cuales varían cada semana, así como una reorganización integral del sector.

Por demás, este proyecto del gobierno trata de dar respuestas a las condiciones del entorno internacional, en donde los precios del barril del petróleo han venido experimentando alzas sistemáticas durante el último año, lo que se ha agudizado con la guerra entre Rusia y Ucrania.

Como se sabe, República Dominicana es un importador neto de combustibles, por lo que cualquier variación de los precios de referencia (por ejemplo, el del West Texas Intermediate), provocará, indefectiblemente, una modificación en los precios internos, sin que se tengan alternativas viables para contrarrestar esta situación.