El disparo a quemarropa que recibió en 2019 el retirado peletero de Grandes Ligas, David Ortiz, de los Medias Rojas de Boston, se trató de un encargo del narcotraficante César Emilio Peralta (el Abusador), extraditado a Puerto Rico, según determinó el excomisionado de Policía de Boston, Ed Davis, tras una investigación privada de seis meses.

En un trabajo publicado el sábado por el diario norteamericano Boston Globe, en su versión digital, Davis detalla parte de la investigación privada, donde señala que el narco dominicano, con ramificaciones internacionales, quería matar al seleccionado Salón de la Fama porque “éste se habría cruzado en su camino varias veces”.