César Emilio Peralta, alias “el Abusador” fue visto la noche del 9 de junio de 2019 en las afueras de la clínica Abel González, donde era atendido el ex Grandes Ligas David Ortiz. Su imagen fue captada en cámaras y, aunque desde ese entonces se especulaba su presunta vinculación con el atentado al Big Papi, la Procuraduría General de la República se encargó de disipar esos rumores imputando a Víctor Hugo Gómez, la autoría intelectual del delito.

Sin embargo, esas imágenes de Peralta en las inmediaciones de la clínica, propiciaron una persecución diferente: Narcotráfico.

Según reseñas periodísiticas de la época, el Abusador era una persona bastante conocida en el sector artístico y de entretenimiento, propietario de las discotecas La Kuora y Flow, Aqua y VIP Room, que, según el Ministerio Público, eran utilizadas para lavar dinero del tráfico internacional de drogas.