El Ministerio de Defensa ruso ha confirmado el uso de un misil hipersónico ‘Kinzhal’ por vez primera desde el comienzo de su invasión de Ucrania para destruir un arsenal ucraniano subterráneo en el suroeste del país.

El portavoz del Ministerio, Igor Konashenkov, ha confirmado el impacto del misil en la población de Deliatin, en la región ucraniana de Ivano-Frankivsk, en el que también resultarón destruidas cajas de munición para aviones de combate, según comentarios recogidos por la agencia rusa TASS.

“El sistema de misiles aerobalísticos hipersónicos ‘Kinzhal’ ha destruido un gran almacén subterráneo que contenía misiles y municiones de aviación”, ha explicado el portavoz militar, sin dar más detalles.