Sucre Rafael Rodríguez Ortiz fue señalado como el presunto cabecilla de las estructuras de centro de llamadas “Call centers” en Santiago, vinculadas a la Operación Discovery.

De acuerdo con el Ministerio Público, sus acciones delictivas no solo se limitan a estafar a ciudadanos estadounidenses, sino que “tiene un régimen de terror entre las mismas estructuras criminales en la ciudad de Santiago que se dedican a estos ciberdelitos, utilizando recursos como la amenaza y la intimidación para lograr granjearse respeto en el mundo criminal”.

Según el Ministerio Público, en una ocasión Wellington Reyes Rojas no le entregó a Rodríguez Ortiz 45,000 pesos que le debía y “como represalia le propinó tres disparos para que no se le faltara el respeto a la organización criminal que dirige”.