Barrick Gold y República Dominicana están a punto de tomar una decisión sobre la ubicación de un nuevo depósito de relaves necesario para el proyecto de expansión de US$1.300 millones en la mina Pueblo Viejo.

Luego de una serie de protestas contra las propuestas de depósitos de Barrick el año pasado, la empresa con sede en Toronto y el Gobierno dominicano acordaron realizar una evaluación ambiental independiente de las opciones de relaves en un intento por obtener el respaldo de la comunidad.

“Hemos estado en estos días discutiendo ya aspectos finales para, en algún momento, anunciarle al país una solución definitiva que tiene que ver con la localización definitiva en que se hará esa presa de colas, las condiciones, etc.”, dijo al diario local Diario Libre el ministro de Energía y Minas, Antonio Almonte.