Este video muestra los verdaderos efectos de una guerra. Un padre, visiblemente afectado, se despide de su hija, quien será trasladada a un lugar más seguro.

El hombre la trata amorosamente, le coloca un gorro en la cabeza y luego le da un beso en la mejilla. La niña no comprende por qué su padre no la puede acompañar, así que rompe en llanto al igual que él.

Finalmente, el hombre abraza a su mujer y su hija antes de que ellas aborden el autobús en el que serían trasladadas, después acaricia la ventanilla desde la cual puede verse a la niña sentada.