Tras seis meses de destaparse el escándalo sobre un entramado que desvió fondos millonarios en varias entidades castrenses, los fiscales anticorrupción apresaron ayer durante la Operación Coral 5G a nueve militares activos y un empresario, quienes supuestamente fueron favorecidos con esta práctica. Todavía hay otros involucrados que no han sido arrestados.

Tal y como había dicho en mayo pasado el mayor Raúl Alejandro Girón, uno de los primeros implicados en el caso Coral, cuando delató las maniobras de la alegada red durante la audiencia de medida de coerción transmitida en televisión y que mantuvo a la ciudadanía en asombro, muchos eran los que estaban involucrados en el entramado.