Los de más edad recordarán el cuento del alcalde pedáneo que, al haberse ensuciado su mano tratando de recoger una moneda que no resultó serlo, sino que era un escupitajo, dictó al día siguiente una ordenanza que decía: “Prohibido escupir redondo, a partir de hoy todo el mundo tendrá que escupir cuadrado”.

Me vino a la memoria el susodicho chiste por la lectura de una reseña periodística sobre la puesta en posesión del nuevo comandante policial del Cibao Central. La reseña en cuestión dice, en su parte final, que la Policía Nacional no utilizará más el término “intercambio de disparos”.