Entre las medidas de coerción de los cuatro casos de corrupción que han conocido el magistrado José Alejandro Vargas y la jueza Kenya Romero, al menos 19 implicados han sido enviados a los centros penitenciarios de San Cristóbal en los últimos seis meses.

Primero el antiguo juez coordinador de los Juzgados de Atención Permanente del Distrito Nacional, José Alejandro Vargas, y luego su reemplazo, la jueza Romero, han enviado además a 11 implicados en alegados casos graves de corrupción a sus casas bajo prisión domiciliaria.

El más reciente caso fue denominado por el Ministerio Público como “Medusa” e involucra al exprocurador general de la República, Jean Alain Rodríguez, quien ejecutó el plan de humanización del sistema penitenciario durante su gestión, comprendida entre 2016 y 2020.